CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Palabras claves


UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Mar Nov 19, 2013 9:14 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO
DE MI LIBRO HISTORIAS DE SESY BO 
 
 
Desde muy niña, sentía algo muy especial por los que estaban privados de su libertad. Pensaba…, cuán duro tendría que ser abandonar familia, amigos, trabajo, casa, pertenencias y costumbres.
 
Ya saben que me gustaba y me gusta pensar más allá de lo que veo, ir, si puedo, a mayor hondura y anchura para tener claridad en los conceptos.

Pues bien, tenía por entonces unos trece o quizás catorce años, (no puse la edad en mi diario).

 
Cuando regresaba de examinarme en el Instituto Verdager de Barcelona, pasé por delante del Palacio de Justicia. Siempre me había dicho que me gustaría ver de verdad un juicio, como el que se veían en las películas; pero pasé de largo sin más.

Al cabo de unos días regresando de exámenes, vi en las escaleras del Palacio de Justicia mucha gente y pregunté, qué pasaba; me dijeron que había un juicio a puerta abierta y podíamos entrar a verlo.


¡Madre mía! qué oportunidad más grande tenía, ver un juicio de verdad.

 
 Subí corriendo con la gente, que no era por cierto poca. Entré en la sala, era grande y más bien deprimente, nada acogedora y vi el estrado, el banquillo de declaraciones, la policía distribuida por la sala y en todas las puertas. En fin…, me situé en primera fila, a la mano derecha del pobre acusado de delinquir; un robo a mano armada en una tienda de comestibles. ¡Y pensé…, si al menos hubiese sido una joyería, pero una tienda de alimentos!

Estaba el acusado custodiado por dos policías, esposado y lo hicieron sentar junto a su abogado.


Lo miré de reojo, con un poco de miedo. Ver a un ladrón acusado de robar a mano armada, no lo había visto nunca, así que abrí bien mis ojos y oídos cuando dio comienzo la sesión.

 
 Bueno, todo se desarrolló como había visto en las películas, los letrados iban vestidos con sus togas y birretes, el Sr. juez con el mazo o mallete en su mesa. Pero ante todo, vi a un hombre de cuarenta años, asustado, mal arreglado, moreno y sin afeitar; aparentemente “un pobre desafortunado”. No me gusta emplear el nombre de “desgraciado” me hiere el alma. 
 
Tras los interrogatorios y testigos del día del auto, se levantó la sesión hasta otro día.

Nunca más supe de ese hombre, hasta que lo descubrí en una visita que solía hacer a un preso de la Modelo, (nombre de una prisión).
 Era compañero del señor que visitaba una vez  al mes, desde hacía un año.
 
¿Por qué a una niña adolescente, la dejaban visitar a un preso que no conocía, cuando no se permitían visitas? Fácil respuesta: Por mi constancia o tozudez.
 
 Me presenté una mañana en la Modelo y solicité me dejarán ver a un preso, para hacerle un rato de compañía.
 
Me dijeron que eso no estaba permitido si no era familiar suyo. Le dije al Policía, que sólo deseaba hacer una obra de misericordia, como el catecismo me decía y que por eso venía.
 
 El pobre policía se quedó sin palabras, no sabía qué contestarme y entre ese lapsus aproveché y le pedí: Déjeme ver a un  preso que nunca tenga visitas.
 
Le sorprendió mi petición y me dijo, bueno niña, voy a ver qué puedo hacer.
 
 Tardó como treinta minutos en regresar; lo hizo con un señor de unos setenta años. Nos dejaron solos y me presenté como soy.
 
 El preso me dijo que estaba allí por haber sido acusado del asesinato a un vecino, a razón del riego de las tierras, pero que él era inocente. Me contó que él se declaró culpable, para encubrir a su hermano menor, el verdadero autor del crimen, pero que al parecer, fue accidental.

Me dio mucha pena ese señor, se llamaba Antonio Luque; su hermano jamás lo visitó ni le llamó por teléfono para interesarse por él.  Al fin y al cabo, por amor, Antonio dio su vida por el hermano.
 
Lo sorprendente de esta historia, es que yo fui para hacer una obra de misericordia y allí, en aquel recinto de inhumanidad, de pecado, de enfermedades mentales y espirituales, hallé la obra más grande de misericordia, “dar la vida por un hermano”.
 
Salí de la Modelo muy confundida e impactada por aquel ejemplo de amor, en grado heroico.

Pasó el tiempo, puntualmente iba a visitarlo una vez al mes. Nadie me puso inconvenientes para esa visita.
 
 
Antonio se moría de un cáncer de pulmón; creo que los policías también hicieron, todos, una obra de misericordia, al hacer la vista gorda permitiéndome visitar a un hombre, que jamás tuvo una visita en veinte años de prisión.

El otro compañero, en cambio, si que fue acertada la justicia, pues admitió haber realizado el atraco.


Una vez que falleció mi Antonio, nunca más pisé otra prisión hasta el año 1980, en el Dueso en Santander, para visitar a un amigo, familiar de mi amiga y compañera de piso.


Este fue el fin de una historia de amor en prisión.

 
 Aprovecho para pedirles se unan a mi oración por los presos, tanto culpables como inocentes.
 
Dios es el juez.
 

Autor Sor.Cecilia Codina Masachs
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8045
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO

Mensaje por Amalia Lateano el Mar Nov 19, 2013 1:31 pm

Estimada Sor Cecilia:
 

 He leído tu libro y en varios temas tocas a los
 que están cumpliendo una condena, sin libertad.
 Un tema que  tiene muchos bemoles.
 Si me hubieran atacado, o matado un hijo,
 no sé cómo te respondería.

 Dios es Juez.

 Un gran tema.
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15897
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 59
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Miér Nov 20, 2013 5:24 am

Pues tendríamos que responder como Dios nos pide.
A mi madre la mató en su misma calle un motorista alocado, tuvimos un juicio, no lo acusé para que lo castigaran, tan solo para que me pagaran el seguro. El muchacho estaba asustado y su madre desesperada, me acerqué al muchacho y le abracé, él me miró con ojos sorprendidos y le dije...Dios es el juez, en adelante que esto te ayude a sentar la cabeza.
Y que yo sepa, hoy es un buen padre de familia.
Gracias Amalia.
Un abrazo
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8045
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO

Mensaje por Amalia Lateano el Miér Nov 20, 2013 8:01 pm

Mi apreciada Sor Cecilia:
 


 Eso es porque eres un alma
de puro carisma  cristiano.


 Besos y reza por nosotros.
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15897
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 59
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Jue Nov 21, 2013 11:21 am

Qué va Amalia! me salen cuernos y cola !jaja!
Un beso
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8045
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Re: UNA HISTORIA DE AMOR EN LA PRISIÓN MODELO

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.