CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Palabras claves

hacer  tortura  Esta  cruel  como  


El increíble juicio que condenó a prisión al escritor Aguilera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El increíble juicio que condenó a prisión al escritor Aguilera

Mensaje por FORTUNATO el Sáb Nov 23, 2013 1:30 pm


En el año 2013, se llevó a cabo en Asunción, uno de los juicios vinculados al mundo literario más increíbles de todos los tiempos. Por razones por muchos desconocidas, un litigio por plagio -copiar una obra literaria y presentarla como  propia- desembocó en Paraguay en un juicio penal, y con una sentencia a dos años y medio de prisión para un escritor paraguayo, algo pocas veces visto en la historia de la humanidad.
El litigio comenzó en el año 2010, cuando María Eugenia Garay, autora del libro “El túnel del tiempo”, inicia una causa contra Nelson Aguilera, autor de “Karumbita la Patriota”, acusándolo de plagio. Es que ambos habían escrito sobre unos niños que viajaban en el tiempo y presenciaban el día de la Independencia de Paraguay. Ya desde sus inicios, el caso sorprende en forma impresionante por su desarrollo. Ese año, el departamento de derechos del autor del Ministerio de Industria y Comercio de la República del Paraguay, emitió un documento firmado por la abogada Marissa Giménez Kropf, el cual dice textualmente, refiriéndose a los dos libros en cuestión:
“a)      En ambos se menciona la salva de cañones, inventada por la escritora”.
De acuerdo a este punto, Garay no sólo debería hacerle un juicio a Aguilera, sino a Wikipedia, donde también figura la salva de cañones inventada por la escritora. Y a todos los libros históricos donde figuran los cañonazos, considerado un hecho histórico del Día de la Independencia de Paraguay. La mayoría de los libros que mencionan los 21 cañonazos son anteriores a la originalísima obra “El túnel del tiempo” de Maria Eugenia Garay. Pero como ella lo inventó, parece que la Justicia paraguaya tiene previsto mandar a todos a prisión, incluso post mortem.
El segundo punto del documento oficial emitido por el departamento de derechos del autor del Ministerio de Industria y Comercio, no es menos sorprendente:
“b)      En ambos los niños se remontan al pasado, desde el tiempo actual, cosa inventada por la escritora en el 2005″.
Yo creo que María Eugenia no sólo inventó la idea de viajar al pasado en el año 2005, sino que ese año también inventó la máquina del tiempo. Eso explicaría la lógica de este enunciado. Y no sólo inventó la máquina del tiempo ese año, sino que viajó hacia diferentes fechas del pasado en el momento justo en el que cada escritor de ciencia ficción estuvo a punto de escribir una narración de fantasía, y allí Garay le mostró a cada uno de ellos su libro “El túnel de tiempo”, esto permitió a todos los escritores de ciencia ficción del pasado copiar/plagiar a Garay la idea. Sin dudas, la literatura le debe mucho a María Eugenia Garay. Se rumorea que el Ministerio de Industria y Comercio de Paraguay está elaborando otro documento para que Garay mande a prisión a HG Wells, a Ray Bradbury y a Isaac Asimov. Yo le recomiendo también a Garay hacerle  un juicio a Steven Spielberg por su saga “Volver al futuro”, ya que con la idea que Garay inventó en el 2005 Spielberg ganó millones años antes.
El tercer punto es breve pero esclarecedor
“c)      En ambos tiemblan de frío.”
Los escritores que escriben poesías, cuentos y novelas, que les quede claro que temblar de frío es ahora propiedad intelectual de María Eugenia Garay.
Vamos entonces al cuarto punto de este insólito documento:
“d)      En ambos textos doña Juana María de Lara, prepara el ramo de flores con los tres colores de la bandera patria: rojo, blanco y azul.”
Creemos que Garay también hará un juicio a los protagonistas de la Independencia de Paraguay, ya que se les ocurrió los mismos colores que a ella: rojo, blanco y azul. Los colores de la bandera paraguaya también le pertenecen a Garay. Como vemos, el documento se vuelve cada vez más revelador. Veamos entonces el quinto punto:
“e)      En ambos las campanas de la Catedral anuncian el triunfo, festejo inventado por la escritora.”
Y como el festejo de la Independencia paraguaya fue inventada por Garay, me comentan que hay un proyecto de ley en la Cámara de Diputados para que cada vez que haya un acto del Día de la Independencia y la gente festeje y/o celebre este triunfo, deberá pagar una multa a Garay, cuyo hermano es ministro de la Corte Suprema de Justicia.
En base a este documento se le sometió a Nelson Aguilera, ya en el 2010, a una caución de 30 millones de guaraníes -actualmente es de 100 millones-, se le prohibió salir del país, cambiar de domicilio, con la obligación de pasar a firmar una vez por mes al Juzgado. Además, se allanó la editorial que publicó su libro, incautando todos los libros “Karumbita la patriota” con sus chapas originales de imprenta y prohibiendo su circulación. Paradójicamente, la fiscal de Garay aseguró recientemente que todo el revuelo que causó el caso Aguilera es, justamente, porque la gente no lee “Karumbita la patriota”. Señora, no lo podemos leer porque no lo podemos comprar, y no lo podemos comprar porque se prohibió su circulación y venta a causa del histórico documento del Ministerio de Industria y Comercio.
Pero como no lo podemos leer, vamos a escuchar a la demandante Garay, atentamente, qué nos diga qué párrafos son los plagiados en las obras.
¿Leemos los párrafos que Garay cuestiona que Aguilera le copió? Les aviso que preparen papel de calcar porque son igualitos.
Acá van:
Garay: “a)      Finalmente recalan en un emotivo momento del pasado donde los chicos pueden por fin conocer a su querido abuelito César, con quien se habían cruzado en el tiempo.”
Aguilera: “a)  – ¿Doña Juana María de Lara? ¿Qué modales son esos, Karumbita? Soy tu abuela y debes llamarme como tal.”
¿Dónde está el plagio aquí? Pues bien, que en un párrafo se menciona a un abuelo, y en el otro se menciona a una abuela. Primera gran coincidencia. Esto ya merece tres meses de prisión.
Vamos al segundo párrafo acusado de plagio:
Garay: “b)      Las campanas de la Catedral dieron los 12 repiques para marcar la llegada de un nuevo día, y para el Paraguay, el alba de una nueva era: el 15 de mayo acababa de iniciarse.”
Aguilera “b)      Las campanas de la Catedral sonaron repetidamente y las salvas de veintiún cañonazos anunciaron el nacimiento de una patria nueva, libre y soberana aquel domingo 15 de mayo de 1811.”
Observemos en ambos párrafos como se mencionan las campanas de la Catedral y aquella fecha crucial: el 15 de  mayo. Aguilera tenía 365 días del año para elegir como el día de la Independencia de Paraguay, y justo se le ocurre mencionar el 15 de mayo. Lástima, Garay ya lo había hecho.
Seguimos en el estudio del mayor plagio del siglo XXI:
Garay: ” c) Una improvisada banda de músicos comenzó a esparcir sus alegres melodías en medio de la algarabía general.”
Aguilera: “c)      El pueblo salió a festejar en las calles.”
En este caso, además de mencionar la alegría que la gente siente por la Independencia, también se repite el hecho de que ambas frases empiezan con una vocal y terminan con una consonante. Cuatro meses de prisión.
Pero aún no terminan las coincidencias. Vamos al cuarto par de párrafos calcados:
Garay: “d) En esa casa de los Martínez Sáenz se reunía en secreto, desde hacía meses, los patriotas de la conspiración.”
Aguilera: “d)      Doña Juana golpeó las manos frente al portón de los Martínez – Sáenz. Un esclavo salió a recibirlos y los hizo pasar a la sala.”
Si están hablando de la misma casa, no hay duda que hay plagio. Seis meses más de prisión.
Por último, el quinto párrafo presentado como prueba:
Garay: “e)      – ¡Brrr! Hace mucho frío – exclamó Jerónimo al asomar la nariz a la puerta del vehículo recientemente detenido. Una ráfaga de viento Sur, gélida, confirmó sus palabras.”
Aguilera: ” e)      – Sí, es verdad. Este mayo hace mucho frío. El viento helado se mete por todas las rendijas.”
Copiar la sensación de frío es una acción muy descarada. Pero como hoy estoy piadoso, este punto sólo va a sumar diez meses de prisión.
Puede parecer raro en otras partes del mundo, pero a esto en Paraguay se le llama “plagio inteligente”.
Y en base a estos cinco puntos de semejanza la Doctora María del Carmen Pompa expuso la siguiente conclusión firmada el 4/10/10: “Siguiendo lo estipulado en la Ley y luego de un detallado análisis comparativo de las dos obras citadas, se ha tenido en cuenta las semejanzas que se presentan en Karumbita la patriota de Nelson Aguilera, con relación a El túnel del tiempo, de María Eugenia Garay y se concluye en que existe plagio de contenido en la obra Karumbita la patriota”
¿Parece raro? Bueno, hay más. Porque la declaración de la doctora Pompa es casi tan notable como su cuadro comparativo. Aquí van algunas muestras:
“a)      Pregunta: Diga la compareciente qué fuentes consultó para hacer su análisis.
Respuesta: Se han utilizado fuentes literarias, por ejemplo, la crítica literaria, el análisis de contenido y se tuvieron en cuenta las teorías de Julia Kristeva, de Mijail Bajtin, Iuri Lotman y Gerard Genette.”
Una pregunta, ¿qué pasaría si leyeran Kristeva, Batjin y Genette el cuadro comparativo de párrafos que presentó como prueba la Doctora? ¿Se reirían o llorarían?
Ahora viene una de las afirmaciones más impresionantes, pues, según esta respuesta, en Paraguay semejanza e igualdad es lo mismo, en cuanto a literatura se refiere.
“b)      Pregunta: Diga la compareciente qué diferencia encuentra usted entre las palabras semejanza e igualdad.
Respuesta: Ambos términos indican prácticamente lo mismo, ya que semejante también significa, según el diccionario, similar, imitado, homólogo, y el término igualdad también según el diccionario, significa idéntico, lo mismo, exacto.”
La conclusión es lógica: si todo lo semejante es igual, todo los semejante es copiado, o sea, todo lo similar es plagio.
Pero las declaraciones de Pompa siguen:
“c)      Pregunta: Diga la compareciente, es el plagio semejanza o igualdad.
Respuesta: Ya que los términos significan prácticamente lo mismo, se puede decir que el plagio guarda una relación de semejanza e igualdad con la obra que le sirve de base.”
Es decir, según Pompa, existe una obra base y luego, todas las similares son plagios de la primera. Interesante.
Por último:
“d)      Pregunta: Diga la compareciente si son considerados los arquetipos y la intertextualidad plagio en literatura.
Respuesta: El arquetipo es una representación mental y el intertexto es un procedimiento literario. Si un texto incluye tanto una idea universal desarrollada por un autor, además del procedimiento intertextual también pueden ser considerados plagio.”
Pero la historia sigue. Porque en 2013 la causa llegó al Tribunal en lo Penal y el Perito encargado de comparar las obras era… ¡un Contador Público! Y, en pleno juicio, cuando se le preguntó al Contador Público qué conocimientos tenía sobre Letras -ya que estaba en juego la libertad de una persona- contestó: “Lo que aprendí en la escuela”
Los elementos que consideraron los jueces fueron los siguientes: El único testigo de la querella fue Ricardo Caballero Aquino, esposo de María Eugenia Garay, que aseguró que hay plagio, el peritaje del Contador Público, Miguel Lemir,  que, de acuerdo a lo que aprendió en la escuela secundaria aseguró que existe plagio, y el documento emitido por el Ministerio de Industria y Comercio, que menciono más arriba, que asegura que hay plagio.
En virtud a estos elementos, los jueces Víctor Alfieri, María Luz Martínez y Daniel Ferro dictaron por unanimidad una sentencia de 30 meses de prisión para Nelson Aguilera.
Al salir de Tribunales, María Eugenia Garay dijo a radio Ñandutí que hacía responsable al autor de Karumbita de cualquier atentado que pudiera sufrir, y luego a radio Cardinal manifestó que comenzará en breve otro juicio contra Aguilera. Ahora que salió favorable el proceso penal, comenzará un juicio civil por daños y perjuicios contra Aguilera, es que su figura como escritora está sufriendo una mala imagen por culpa del juicio, “quiero que esto quede como un precedente en el campo de los derechos de autor y defensa de los mismos”, manifestó Garay.
Ahora voy a hacer una pequeña lista de algunos elementos que desestimaron los jueces:
Los 40 testigos que presentaba el abogado de Aguilera asegurando que no hay plagio.
El manifiesto del PEN International, asociación mundial de escritores, con sede en Londres, y que cuenta con 144 centros en 102 países, y un estado consultivo en la UNESCO y en las Naciones Unidas (Coincidentemente, un miembro notable del PEN Internacional fue H. G. Wells, el mismo que le robó a Garay la idea de viajar en el tiempo en 1895, cuando publicó “La máquina del tiempo”)
La Sociedad de Escritores de Paraguay, cuya comisión Directiva completa iba a testificar a favor de Aguilera.
El premio Casa de las Américas, Rubén Bareiro Saguier. “¡No hay plagio!”
Guido Rodriguez Alcalá, “La originalidad de una obra literaria no consiste en la originalidad del argumento. Muchas obras maestras son recreaciones de obras anteriores.”
Juan Manuel Marcos, Doctor y Máster en Literatura Hispánica por la Universidad de Pittsburgh, Pennsylvania, Estados Unidos, “En ningún momento se percibe que Nelson Aguilera haya siquiera intentado imitar la estructura ni el estilo de María Eugenia Garay. Son claramente diferentes. Por lo tanto no ha existido plagio alguno”.
La CAPEL, Cámara Paraguaya del Libro, “lamentamos en gran manera que dos escritores nacionales hayan llegado a los estrados judiciales, sin haberse considerado las opiniones de personas versadas en Literatura”.
El Lic. Lino Trinidad Sanabria, perito de la Corte  Suprema de Justicia, con matrícula No.39: “No hay plagio ni argumental, ni estilístico de ningún tipo entre las obras citadas precedentemente”
Los doctores en Literatura José Vicente Peiró (España) y Teresa Méndez Faith (EE.UU), “No hemos hallado ningún fragmento copiado ni levemente alterado de la obra de María Eugenia Garay, en la posterior de Nelson Aguilera. No puede existir plagio al no haber ninguna similitud estilística, estructural y argumental entre ambas obras.”
El abogado experto en derechos autorales de Alfaguara Argentina, Dr. Patricio Carballés:  “La estructura y secuencia narrativa en las obras, se vinculan a los hechos históricos y no al relato literario, que es disímil.  No se advierte la existencia de párrafos siquiera similares, y mucho menos copiados o adulterados o disimulados”.
Y decenas de escritores y expertos en Letras que no pueden creer que está pasando lo que está pasando.
Desde el 2010 a la fecha, Aguilera tuvo posibilidad durante tres años de retractarse públicamente y decir que copió la obra, esto hubiera alegrado a Garay quien quizás hubiera retirado los cargos. Pero Aguilera no lo hizo, sencillamente porque no es la verdad, y pudo más su dignidad y su honor que sostener una mentira por temor a la cárcel.
Y es que Aguilera es profundamente cristiano, así que confía que en la Cámara de Apelaciones se revierta su caso. Pero íntimamente, más de un escritor se pregunta, si cuando en los evangelios se dice que “La verdad os hará libres”, esta afirmación incluye también a Paraguay.
 
_ _ _ _ _ _  _
Artículo escrito por Anibal Silvero. Escritor. Misiones
avatar
FORTUNATO
Forero Constante
Forero Constante

Mensajes : 1325
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.