CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
» VOLVERÁS A MÍ
Ayer a las 7:32 am por Alejandro Guardiola

» NO QUISE CREERLO
Ayer a las 7:28 am por Alejandro Guardiola

» “Paren el mundo que me bajo” (soneto)
Mar Feb 20, 2018 4:56 pm por Roberto santamaría martín

» AL DESPERTAR
Lun Feb 19, 2018 8:01 am por jose francisco

» “En el último minuto de este viejo año”
Jue Feb 15, 2018 4:33 pm por Roberto santamaría martín

» “VILLANCICOS” (ampliados)
Jue Feb 15, 2018 4:30 pm por Roberto santamaría martín

» UNA TARDE CUALQUIERA
Miér Feb 14, 2018 11:39 am por Alejandro Guardiola

» VII CERTAMEN POÉTICO INTERNACIONAL RIMA JOTABE
Miér Feb 14, 2018 7:32 am por CECILIA CODINA MASACHS

» No morir en el amor
Lun Feb 12, 2018 7:39 pm por Arcangel

Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Febrero 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    

Calendario Calendario

Palabras claves

hojas  musa  azules  


INTRADÉRMICO-7

Ir abajo

INTRADÉRMICO-7

Mensaje por FORTUNATO el Lun Dic 02, 2013 2:01 pm

INTRADÉRMICO
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Bajo la piel pensaba despertar. Ese día de barrancos en las caricias recorriendo las arterias con la extraña impresión de las cosas domésticas qué apartan el espíritu bebiéndose... Entre las pestañas húmedo fuego brillando. En el dolor hecho un instante de acero, bebiéndose el cristal del tiempo en una copa, mientras la historia pierde su futuro a la menor inclinación de las largas conversaciones con sus lanzas y escudos, frutos pálidos entre la multitud.

Unidad, unidad, en un racimo de sol inmenso rincón de juguete, semejante a las pirámides mojadas por la memoria que sienten calladas las pestañas en la pródiga lámpara de la intensa existencia auténticamente genuina.

Bajo la piel, si, bajo la piel te digo. ¡Qué la piel sintió correr!. Aquella tarde qué deseaba llorar con el rostro agitado y el viento tórrido oscureció amarillo el horizonte cubriéndole el pecho incrédulo del dolor cargado de aromas y gemas en los nidos soñados por tres noches, en los rincones del corazón sometido a juicio hablando en acertijos sin moverse y sin conocer la hora como suave seda negra cayéndole sobre la espalda...

Un poco más allá, había sido invitado a dónde ardía el brasero contra el fresco invierno vencido, casi ya en la vieja nieve que mantenía seriamente su ideal de blancura por razones de disciplina, dónde cunden demasiadas preguntas y rumores qué muerden las tormentas en los flancos.

Bajo la piel, seguía y seguía siendo igual. A lo lejos, los sonidos eran imborrables tripulantes de vientos y paredes con la puntual plasticidad esperada, bajo la piel. ¡ Claro, bajo la piel, me dices qué no lo olvidarás !.

No obstante, bajo la piel la barranca tiene dos puertas, como alusiones en la forma de un delicioso platillo, casi siempre enrojecido, aunque otras veces, con un rosado verdoso en azulados suspiros sobre los poros sudorosos.

No esta vez. Bajo la piel, sin duda podría preguntarse desde dentro, pues de lo contrario, aquellos primitivos artilugios dejarían de crecer por el hambre de la gestación, qué complica la duración de las noches antes de germinar la luna nueva en el punto de gelatina incandescente.

Sí, claro y sencillo, no es, ya bien se sabe qué los absurdos solo se explican rara vez ignorándolos. Y en lo particular, en estos acontecimientos es qué se parecen a troncos y ramas semejantes a figuras de peras y duraznos en la fantasía de lúbricos colores. ¡Ah, esos colores intermedios de recuerdos indelebles!.

Preguntándose en medio de la soledad intransitable, bajo otra piel... ¿Se sentiría y pensaría de manera semejante?... Sobre todo, dónde brotan lentos los días tibios sin hacer alarde de fábricas de azúcar en los jardines corpulentos con la virtud respetable de la malévola ignorancia a lo lejos, en la espesura de una suerte de antipatía entre privada y rural.

Y bajo la piel, permitiendo actuar a los prejuicios
ante una taza de café caliente, en la primavera de una carretera polvorienta, precisamente a diez pasos del fondo del pecho, donde se desploman los palacios impunes y los rencores de las chozas, con las piernas cruzadas y la lengua de flechas curvadas, con la taza de café ya calentada bajo la piel...

___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
avatar
FORTUNATO
Forero Constante
Forero Constante

Mensajes : 1330
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.