CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Palabras claves

Esta  cruel  tortura  


De monografías .com

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De monografías .com

Mensaje por Amalia Lateano el Sáb Dic 21, 2013 2:17 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]Mandela, el príncipe que nos enseñó a perdonar -  Editorial

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 

Para pensar en Mandela busqué a escritores que alabaran la Grandeza (La grandeza de ser débiles), en abstracto, no la grandeza particular de nuestro Madiba (Nelson Mandela).

Y el primer libro que abrí -el único que yo buscaba para inspirarme, en realidad (Conferencia de inspiración y riqueza espiritual)- fue como siempre Ensayos, de Montaigne, y empecé a leerlo otra vez, lo que a menudo hago sin ningún motivo (El ensayo como búsqueda y creación).
Encontré el capítulo VII, “De la incomodidad de la grandeza” (Modelos de acercamiento al trabajo), y me puse a reír, porque salvando las distancias, ¡Montaigne es tan similar a mí en su pereza! (Despojos de la casa presidencial). No viene al caso y hasta sobra, pero encontré mi pensamiento, o más bien mi sentir, sabiamente expresado (Sobre la sabiduría, el nuevo paradigma y el agujero del mate):
“Puesto que no podemos alcanzarla, venguémonos murmurando de ella. En general, la grandeza tiene esta evidente ventaja, que cuando le place se rebaja, y que sobre poco más o menos tiene a la mano una u otra condición, pues no siempre caemos desde las alturas: es frecuente que se descienda sin caer (…) Yo aguzo mi ánimo hacia la paciencia… Cuando en crecer pongo mi pensamiento, es bajamente, con un crecimiento lleno de sujeción y cobardía. (…) No quiero yo debatir con un ujier custodiador de puertas, como un miserable desconocido, ni hender, siendo adorado, las multitudes por donde paso. Así por mi suerte como por mi inclinación estoy habituado a las regiones medias… Mi alma es de tal suerte poltrona que no mido la buena estrella según su elevación, sino según su comodidad. (…) Dionisio, por no poder igualar a Filóxeno en la poesía ni a Platón en el razonar, condenó al uno a las canteras y mandó vender al otro como esclavo a la isla de Egina”.
Pues todo lo contrario es Mandela, Monsieur Montaigne, a pesar de ser usted uno de mis escritores de cabecera y parecerse a mí en ciertos rasgos. Mandela trabajó en las canteras como el más culpable de los reos, y, como los esclavos, en la categoría más baja: prisionero político condenado a perpetua -mucho peor que delincuente común- y negro -en Sudáfrica, donde predomina la negritud, este era sin embargo el estigma más grave para aquellas épocas en que nuestro líder luchaba y se fortalecía.Ccontinua
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15847
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 58
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: De monografías .com

Mensaje por Amalia Lateano el Miér Feb 12, 2014 2:55 pm

Estupenda reseña. Me apetece leerlo

Mil gracias
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15847
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 58
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.