CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
»  VIAJERO
Ayer a las 10:32 am por RICARDO ALVAREZ

» Acróstico a mi amiga Amalia Lateano (endecasílabos)
Jue Ago 17, 2017 6:12 pm por Amalia Lateano

» Sonata de nimbos - soneto parnasiano
Jue Ago 17, 2017 3:00 pm por Inês Marucci

» DÉCIMA ESPINELA.-
Jue Ago 17, 2017 8:11 am por luis perez

» No estoy precisamente ante la espera
Jue Ago 17, 2017 7:26 am por luis perez

» “No son buenos tiempos” (Soneto clásico)
Jue Ago 17, 2017 7:26 am por luis perez

» Cada día el sopor nos paraliza
Miér Ago 16, 2017 2:45 pm por Roberto santamaría martín

»  INFINITO CIELO ( Octava real)
Miér Ago 16, 2017 8:29 am por jose francisco

» TROVAS.-
Miér Ago 16, 2017 2:31 am por luis perez

Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Palabras claves

Esta  cruel  tortura  


VICTORIA OCAMPO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

VICTORIA OCAMPO

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Mar Abr 08, 2014 11:01 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 
Amistad con Delfina Bunge
Entre 1906 y 1911, mantuvo una amistad con la escritora Delfina Bunge. Semanalmente, Victoria le enviaba varias cartas en francés en las que le transcribían sus propios poemas y le comentaba el avance de sus estudios y situaciones personales.24 María Esther Vázquez publicó que «vale la pena transcribir una de esas primeras misivas: "Perdón si te molesto. Has de tener cosas mejores que hacer... Solo te pido un poco de amistad a cambio de admiración y de la ternura que siento... El aislamiento moral es doloroso. Vos no conoces esta terrible sensación de soledad... Tengo dieciséis años y a esa edad uno necesita confiar en alguien, sino el corazón estalla. ¿Querés ser amiga mía? ¿Querés escucharme?... ». De acuerdo a Vázquez, Bunge consideraba a Victoria como una «criatura sufriente que no entendía el materialismo de la sociedad porteña».
Victoria tenía una personalidad y posición espiritual que discernía con la de Bunge, que se había formado intelectualmente en un ámbito religioso muy estricto. Sin embargo, ambas defendieron con métodos propios las causas femeninas. Durante la adolescencia de Victoria, Bunge (que contaba con más de veinte años) mandó a encuadernar los textos que le enviaba y se los obsequió dos años después. Victoria juzgó posteriormente esos relatos como una mezcla de «clarividencia, de perspicacia y de ignorancia, de orgullo y de humildad, de aciertos y de disparates, de raciocinio y de delirio, y de faltas de ortografía».
Bunge fue la elegida de Victoria para confesarle su firme deseo de no casarse y dedicarse plenamente al arte; en una de sus epístolas, le dijo: «Esperaba demasiado de la humanidad... el mundo que quería vivir, no existe. Aquí abajo soy una extraña. He caído de un raro y divino país y... no hay nada que pueda satisfacerme o complacerme por completo... Quisiera fotografiar mi alma tal cual la veo, es decir, tal cual me siento». El casamiento de Bunge en 1910 disolvió progresivamente la relación de amistad hacia 1911. Bunge murió en 1952 y Ocampo lamentó su fallecimiento severamente.
Vida personal
Luis Bernardo de Estrada
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
El 8 de noviembre de 1912, contrajo matrimonio con Luis Bernardo de Estrada, apodado «Mónaco», proveniente de una familia patricia, extremadamente católica y conservadora. Se habían conocido en 1907 durante un partido de tenis en Villa Ocampo, y él había comenzado a frecuentarla en 1911. Sin embargo, Ocampo tenía severas dudas respecto al matrimonio al considerar que Estrada le exigía una dependencia absoluta. Contrariamente a su confesión a Delfina Bunge, rehusaba a permanecer soltera toda su vida como sus tías abuelas al igual que mantener una vida pasiva de mujer casada. Ocampo solía recordar con indignación el caso de su abuela, que portaba un anillo de oro obsequiado por su esposo con el lema grabado «Encadenada y feliz» Su profesora de teatro, la actriz Marguerite Moreno, le había advertido que el matrimonio podría interferir en sus aspiraciones y frustrar su deseo de actuar. En una carta a Delfina Bounge de 1909, manifestó: «temo que lo que me atrae de Jérome (manera en la que llamaba a Estrada) pueda también cegarme. Lo que de él conozco es lo que me da la gana conocer... no la verdad. Me gusta más la belleza de sus ojos que las cosas que dice. Por momentos veo claro en este amor. Pero el yo que se ha enamorado es impetuoso y joven. El yo que razona, le tiene miedo y se deja llevar a la rastra».28 En realidad, Ocampo creía que el matrimonio modificaría algunas de las actitudes posesivas y desconfiadas de Estrada, pero no fue así.
El 15 de diciembre de 1912, el matrimonio partió hacia Europa para su luna de miel en compañía de Fani, quien fuese una de las mucamas principales de la familia. Ambos se separaron al poco tiempo luego de que Victoria descubriera una carta de Estrada a Manuel Ocampo en la que le aseguraba que los deseos de su esposa por ser actriz desaparecerían cuando esta quedara embarazada. Cuando regresaron a Buenos Aires en 1914, ya separados, se instalaron en una casa de Capital Federal pero en distintos pisos, y solo se mostraban unidos para asistir a reuniones sociales de relevancia En 1922, obtuvieron la separación legal.31
Julián Martínez
El 4 de abril de 1913, durante su luna de miel en Roma, conoció a Julián Martínez, un diplomático quince años mayor que ella y primo de su marido. Ocampo se sintió deslumbrada al verlo y temió no volver a verlo jamás: «En el momento en que lo vi de lejos, su presencia me invadió... miraba mi boca, como si mi boca fueran mis ojos... Duró un siglo: un segundo. Nos dimos la mano. La arquitectura de la cara era de una sorprendente belleza», manifestó en su autobiografía Manuel comentó que «era un tipo estupendo, el hombre más buen mozo de su época».
Sin embargo, existía una antipatía recíproca entre Martínez y Estrada. En París, Ocampo convenció a su marido de invitar a Martínez a un espectáculo de los Ballets Rusos y, posteriormente, lo vio de nuevo en un evento en el Teatro Colón. Los rumores acerca de una relación amorosa entre ambos se acrecentaron y llegaron a Estrada, quien se enfureció. Ocampo se comunicó con Martínez para investigar el origen de las habladurías y, a partir de entonces, se acostumbraron a telefonearse a menudo. El escándalo mayor se produjo cuando la mucama colocó una carta de Ocampo destinada a Martínez sobre el escritorio de Mónaco, lo que acrecentó su furia. A fines de la década de 1920 Ocampo y Martínez convivieron juntos en Mar del Plata durante dos meses y poco después, la relación acabó cordialmente luego de trece años. En 1939 volvieron a escribirse; él finalizó la carta diciendo: «Mis sentimientos hacia ti no tienen nombre. Tu recuerdo está en todo lo que alienta, y en todo lo que amo». Por aquella época, Ocampo se convirtió en la primera mujer en obtener el primer registro de conducir en Argentina.
Comienzos literarios
Hacia 1917, Ricardo Güiraldes publicó su libro Xamaica, cuyo personaje protagónico, Clara Ordóñez, está inspirado en la propia Ocampo. El personaje de Clara transcurre la misma niñez que ella, como así también un matrimonio conflictivo. Güiraldes incluso le pidió autorización para incluir en la novela una de sus cartas.
Después, Ocampo se sintió identificada con Dante a tal punto que escribió «yo vivía a Dante». El 4 abril de 1920, apenas cuatro días después de su cumpleaños, editó su primera nota para el diario La Nación, titulada Babel, donde realizó un comentario del Canto XV del Purgatorio y escribió sobre las desigualdades entre los seres humanos. A pesar de que estaba separada oficialmente, firmó como Victoria Ocampo de Estrada. En esa época, ser colaborador de La Nación significaba un gran prestigio y aseguraba una carrera literaria.

La llegada de José Ortega y Gasset a la Argentina en 1916 y su consiguiente amistad motivó que Ocampo perfeccionara su español. Si bien se sentía más cómoda escribiendo en francés, fue calificada de «extranjerizante» por grupos nacionalistas y de izquierda, y debió adaptarse a la redacción en español. Hasta 1930 todas sus notas eran redactadas en francés y luego eran traducidas. Su amistad con Ortega, quien la apodó «la Gioconda de las Pampas», declinó cuando este le comentó en una carta a una amiga que creía que Ocampo «perdía el tiempo encaprichándose con un hombre de un nivel intelectual inferior al suyo», refiriéndose a Martínez. Por su parte, la escritora dijo: «Dejé de escribirle totalmente. Perder a Ortega era perder el único punto de apoyo serio que tenía en el mundo maravilloso de la literatura, donde aspiraba a entrar». En 1924, después de su ida, Ortega le publicó su primer libro, De Francesca a Beatrice, traducido por Ricardo Baeza como segundo tomo de la Revista de Occidente, y redactó su epílogo. La amistad entre ambos se reanudaría a principios de la década de 1930 con la fundación de SurPaul Groussac definió la obra como un «desahogo dantesco» y juzgó la «pedantería» de Ocampo. 
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8042
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Re: VICTORIA OCAMPO

Mensaje por Arcangel el Lun Abr 21, 2014 8:01 pm

Sor Cecilia:

UNA VIDA que nos enriquece
por todo lo que significa en Argentina
GRACIAS POR COMPARTIR.
TU GENEROSIDAD Y AMOROSA ENTREGA
NOS HACE FELICES.
Cariños Hermanita
avatar
Arcangel
Forero Constante
Forero Constante

Mensajes : 686
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Edad : 101
Localización : Mi paraíso

http:// http://www.arturoarcangel.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.