CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Palabras claves


VICTORIA OCAMPO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

VICTORIA OCAMPO

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Mar Abr 08, 2014 11:09 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Su relación con Keyserling
 
Ocampo supo de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] al leer una publicación de Ortega y Gasset en la Revista de Occidente en 1927. Quedó tan entusiasmada que leyó sus libros publicados en inglés. En El diario de viajes de un filósofo (1925), Ocampo halló la confirmación de lo que ella pensaba sobre la [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] y, según su biógrafa, «un sentido de la exaltación de la naturaleza que había experimentado hasta la emoción frente al paisaje de la [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]». En El mundo que nace (1929) descubrió la atracción de Keyserling por los problemas vitales del hombre y fue ahí cuando pensó que el filósofo podía estar cerca de sus sentimientos y experiencias, sintiendo una admiración equiparable con la que había tenido por Dante.
Cuando Ocampo se enteró por correspondencia con el conde de Keyserling que iba a publicar un nuevo libro en Alemania, Das Spektrum Europas, se contactó con su amiga [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] para comentarle sobre su deseo de que fuera traducido al español supervisado por Ortega y Gasset. En 1928, Ortega le envió una carta en la que decía: «Es mi destino... navegar hacia usted cuando usted está entregada. En 1916... Ignoro qué la poseía, pero era usted una posesa. Ahora la encuentro "colonizada" por ilusiones de Alemania y recuerdos de la India», refiriéndose a Keyserling y Tagore.
Si bien Ocampo le pidió a Keyserling que arribara a Buenos Aires para ofrecer conferencias, la respuesta de este fue negativa debido a sus múltiples compromisos laborales pero supuso que podría venir en un lapso de dos años, a lo que Ocampo respondió: «Imposible predecir si el entusiasmo durará hasta entonces». La correspondencia entre ambos, que perduró durante un año y medio, trataba sobre la probable visita de Keyserling y los diversos aspectos de su obra. En enero de 1929, Ocampo viajó a París para encontrarse regularmente con el filósofo, quien creía que la escritora estaba enamorada de él.
En su libro América liberada, Keyserling escribió que el hombre culto solo puede adquirir la esencia de su ser si unifica el espíritu masculino con la carne femenina. A partir de ese momento, la admiración de Ocampo por el filósofo se convirtió en desagrado y decepción, y más adelante diría: «Keyserling parecía creer que para establecer nuestras relaciones sobre una base sólida en la comunión espiritual, debía incluirse la comunión carnal» El filósofo no entendía la actitud de Ocampo a tal punto que decidió consultarle la situación al psiquiatra [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]. Finalmente, Keyserling la acusó de «gozar de mi destrucción como había gozado de mi idolatría».
A su regreso a Buenos Aires, mientras estaba concluyendo los arreglos de su casa de la calle Rufino de Elizalde, Ocampo colocó sobre la chimenea un esqueleto de pescado, detalle disparatado sobre el que su padre comentó: «Deberías pedirle a Keyserling que te donara su esqueleto y podrías ponerlo a la entrada. Quedaría muy bien »El filósofo llegó finalmente a Buenos Aires en el otoño de 1929 para una recepción y se instaló en una suite que financió la propia Ocampo. Para el cumpleaños de Keyserling, la escritora le regaló un [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] de vicuña, creyendo que la generosidad del gesto lo haría reflexionar; sin embargo, el filósofo le envió una carta de tono antipersonal en la que expresó: «En otros tiempos ese recuerdo de una persona que él había querido, le hubiera parecido precioso» y la llamó despectivamente «la india con flechas envenenadas» Ocampo, enfurecida, solicitó la devolución de todas las cartas que le había enviado y la Embajada de Alemania tomó intervención en el asunto a favor de Ocampo. En 1932, Keyserling publicó un libro llamado Meditaciones sudamericanas, en el que habló con odio de Ocampo y desarrolló una serie de teorías disparatadas sobre el continente americano

Keyserling falleció en 1946 y hacia 1950, su viuda le envió a Ocampo una copia de las memorias que iban a ser publicadas, en las que reconoció que la experiencia vivida con la escritora en París había sido lo más parecido a un cuento de hadas. Ocampo, por su parte, escribió en 1951 El viajero y una de sus sombras: Keyserling en mis memorias.
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8045
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Re: VICTORIA OCAMPO

Mensaje por Arcangel el Lun Abr 21, 2014 8:01 pm

Sor Cecilia:

UNA VIDA que nos enriquece
por todo lo que significa en Argentina
GRACIAS POR COMPARTIR.
TU GENEROSIDAD Y AMOROSA ENTREGA
NOS HACE FELICES.
Cariños Hermanita
avatar
Arcangel
Forero Constante
Forero Constante

Mensajes : 692
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Edad : 101
Localización : Mi paraíso

http:// http://www.arturoarcangel.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.