CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Palabras claves

hojas  azules  


Ángeles al atardecer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ángeles al atardecer

Mensaje por VIENTODEMAR el Mar Sep 09, 2014 12:09 am

Ángeles al atardecer

Un accidente de ruta provoca la intervención de un ángel en la sala de un hospital, un anciano y un joven luchan por sus caóticas vidas. Faltaba solo un hilo conductor y algo de energía adicional, de la mano del Ángel surgió un apagón que duró tan solo un instante, sin embargo bastó para hacer el cambio que se necesitaba para trasladar un alma de un cuerpo al otro.

De no mediar esta instancia se hubiesen perdido dos vidas.

El Ángel estaba en una misión de prueba y aprovechó lo que el destino le brindaba servido en bandeja.

Él muchacho estaba con politraumatismo y la cabeza vendada, por lo que no podía temporalmente ver su aspecto.

Habían pasado varios días en coma y recién solo él recobraba el conocimiento, por lo cual la confusión era grande. Los dolores no lo dejaban pensar demasiado.

Cuando le quitaron las vendas no pudo dimensionar ni reconciliar su presente, las molestias se fueron disipando, un sentimiento extraño se instaló en su mente. Algo no estaba bien, tardó bastante tiempo en saber que era, pero supo que debía callar. Solo se alegró de estar vivo.

Después de varias semanas, una mañana ya mejor, al despertar, se encontró hablando con las enfermeras, le contaron lo sucedido y se alegró de no haber muerto en el fatal accidente, preguntó por el otro conductor, y le informaron, la edad y el sexo, y que no pudieron hacer nada para salvarlo. cosa que lamentó profundamente.

Según los doctores, su salud evolucionaba bien, sin embargo tardaba en recuperar la totalidad de su conciencia, se lo veía distante, el progreso era lento, pero había un buen pronóstico de futuro, le dijeron su nombre, le mostraron sus documentos, estos no estaba demasiado legibles y no pudieron contactar con familiares, porque además él no recordaba demasiado.

A medida que recuperaba algo de movilidad y conciencia, la memoria le traía imágenes de un pasado lejano, entonces empezó a tener conflictos con sus recuerdos.

Al evaluar su presente psicológico inestable, comenzaron a incluirlo en terapias de apoyo.

No obstante no dejaba de pensar en el conductor del otro auto.
Las luces se cruzaron y no hubo tiempo para ensayar otra opción,
el choque era inminente, pegó un volantazo para evitar un choque frontal, eso hizo que uno de los dos se salvara.

No siempre la lógica de uno es igual a la del otro. Así que ahora después de conocido los hechos solo quedaba una vieja frase ''Agua y ajo'' (muletilla de un viejo gerente)

Una madrugada al despertar sobresaltado se dió cuenta que su espíritu humano era más joven que su apariencia, hasta recordaba su verdadero nombre, pero al confrontar estas realidades esto terminaba en una crisis o en un desmayo.

Estos episodios se fueron haciendo esporádicos, pero molestos, marcando una realidad desconocida.

Los profesionales le habían dado un panorama real de su presente.
Le hicieron hincapié que no se preocupara tanto por cosas que desconocía, pero que aceptara mejorar su vitalidad. Que lo veían de muy buen ánimo y de espíritu joven a pesar de sus 68 años.
Esto lejos de animarlo, lo preocupaba aún más, porque no podía blanquear sus dudas, por descabelladas. Lo único que hacía es confundir más su precaria memoria, por lo que él en su interior, creía que su conciencia no podía superar los treinta años de edad...
Me dicen que tengo 68 años, están locos...

Otra madrugada, al despertar lentamente se dió cuenta que no estaba solo en la habitación, vió lo que parecía ser la imagen de un ángel, semi transparente, sentado a sus pies.

Hablaron en susurros, y obviamente salvando la primera impresión. Ahí comprendió lo raro de su presente ambiguo.
El ángel aclaró sus dudas y se fué. Le dijo que el otro cuerpo del joven estaba inviable y por otro lado el cuerpo del anciano estaba mejor, convirtiendo ese instante, en algo único. Nunca supo si fue algo imaginario o realmente estaban juntos en ese momento. Eso carecía de importancia, pero le hizo comprender que debía aceptar su nueva realidad, si quería salir bien de esto.

Porque la realidad actual, mostraba a un anciano con un espíritu demasiado joven.

Cosas de un ángel al atardecer.

Autor: Miguel Ángel Acuña Márquez - Vientoazul - ©
avatar
VIENTODEMAR
Forero Iniciado
Forero Iniciado

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 05/09/2014
Edad : 68
Localización : Buenos Aires - Argentina

http://cosechasdelaltilloazul-1949.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Ángeles al atardecer

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Mar Sep 09, 2014 8:06 am

Hola VIENTODEMAR, un relato muy ameno. Estamos viviendo una proliferación de ciencia -ficción y su relato esta muy acorde a ello.
Gracias
Un abrazo
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8052
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.