CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
»  VIAJERO
Ayer a las 10:32 am por RICARDO ALVAREZ

» Acróstico a mi amiga Amalia Lateano (endecasílabos)
Jue Ago 17, 2017 6:12 pm por Amalia Lateano

» Sonata de nimbos - soneto parnasiano
Jue Ago 17, 2017 3:00 pm por Inês Marucci

» DÉCIMA ESPINELA.-
Jue Ago 17, 2017 8:11 am por luis perez

» No estoy precisamente ante la espera
Jue Ago 17, 2017 7:26 am por luis perez

» “No son buenos tiempos” (Soneto clásico)
Jue Ago 17, 2017 7:26 am por luis perez

» Cada día el sopor nos paraliza
Miér Ago 16, 2017 2:45 pm por Roberto santamaría martín

»  INFINITO CIELO ( Octava real)
Miér Ago 16, 2017 8:29 am por jose francisco

» TROVAS.-
Miér Ago 16, 2017 2:31 am por luis perez

Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Palabras claves

Esta  tortura  cruel  


LA PARED QUE SEPARÓ DOS MUNDOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA PARED QUE SEPARÓ DOS MUNDOS

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Lun Nov 10, 2014 6:47 pm

LA PARED QUE SEPARÓ DOS MUNDOS
EL 9 DE NOVIEMBRE SE CUMPLEN 25 AÑOS DE LA CAÍDA DEL MURO DE BERLÍ­N
El 9 de Noviembre de 1989 caía todo un símbolo en Berlín. Lo que la opinión pública occidental había llamado "el muro de la vergüenza" desaparecía al fin, después de 28 años dividiendo una ciudad que, desde la construcción del Telón de Acero en 1961, se había convertido en el símbolo más tangible de la división entre dos maneras de entender el mundo.
La ciudad de Berlín, Alemania, y Europa celebran estos días el 25 aniversario de la caída del Muro. Con motivo de este acontecimiento la metrópoli alemana llevará a cabo diferentes actividades este domingo para recordar a los más de cuatro centenares de personas que perecieron intentando huir a la República Federal. 
Desde Bornholmer Strasse hasta la Puerta de Brandemburgo y Checkpoint Charlie, unos 8 mil globos serán el epicentro visual de los eventos conmemorativos. Sin embargo, el tema que inspira la celebración, "Mut zur Freiheit" ("El coraje de buscar la libertad") recordará a aquellos que hicieron que la revolución pacífica de 1989 fuera posible. Con este propósito, la institución Robert-Havemann Gesellschaft dispondrá 100 pantallas informativas a lo largo de la instalación de luz que relatarán las historias de los que fueron separados por el Muro de Berlín y los que murieron tratando de cruzarlo.
También se ofrecerán numerosas visitas guiadas, empezando por Mauerpark, Checkpoint Charlie y la East Side Gallery. Los recorridos ilustrarán historias de división, huida y una ciudad cicatrizando sus heridas. También los voluntarios de la iniciativa de apoyo turístico Service in the City compartirán sus propios recuerdos sobre la época del Muro.
Finalmente, el festival del 9 de noviembre frente a la Puerta de Brandemburgo ofrecerá conciertos, así como entrevistas con testigos contemporáneos. A las 19 horas, punto destacado del aniversario, sonará la "Oda a la Alegría" de Ludwig van Beethoven. Luego se soltarán los globos, que se elevarán en el cielo nocturno de Berlín.
La historia del Muro 
Tras el fin de la II Guerra Mundial (1939-1945), las potencias vencedoras deciden dividirse Alemania en áreas de influencia: Estados Unidos, Reino Unido y Francia gestionarían la parte Oeste de Alemania, mientras que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) se encargaría de la parte Este. Por su lado, Berlín, que había sido la capital del III Reich, queda dividida de la misma manera.
Hay que tener en cuenta que, potencias con intereses tan contrapuestos como los aliados occidentales (EEUU, Reino Unido y Francia) y la Unión Soviética (URSS), se habían puesto de acuerdo para vencer a un enemigo común, pero seguían manteniendo sus diferencias insalvables. Mientras en Occidente las democracias decimonónicas daban paso a los nuevos estados sociales y de derecho, la Unión Soviética mantenía una “dictadura del proletariado”.
El final de la guerra terminó con el espejismo de colaboración y definió los dos bloques que se enfrentarían desde 1949: las democracias occidentales y los regímenes comunistas del Este. La construcción del muro del Berlín supuso la exteriorización de este enfrentamiento y fue la reacción inmediata a la continua emigración que se producía desde el Berlín Este al Berlín Oeste. Las autoridades soviéticas decidieron aislar a los ciudadanos berlineses, pero también a los del resto de Alemania, construyendo una frontera física entre la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática de Alemania (RDA), y a los de otros países de Europa. De la noche a la mañana, dieciséis años después del fin de la guerra, se desplegaba sobre Europa lo que se conoció como el “telón de acero”: la división del continente entre países asociados a los Estados Unidos y los países cercanos a la órbita de la URSS. En este momento surgirían organizaciones como la OTAN y el Pacto de Varsovia. Además, la división de Europa trajo la denominada “guerra fría”, un conflicto mundial tácito que se desarrollaba entre los Estados Unidos y la URSS a través de guerras regionales en países sobre todo asiáticos. También fue la época de la proliferación de armas nucleares.
La división de Europa tuvo como consecuencia la evolución de las sociedades que estaban a un lado o al otro del muro de forma diferente. Aquellas que mantenían democracias activas desarrollaron una economía capitalista. Por contra, los que se encontraban en la parte soviética o bajo regímenes comunistas, con economías centralizadas, sufrieron años de retraso y pobreza. En 1957, algunos países de la Europa occidental crearon la Comunidad Económica Europea, el embrión de la actual Unión Europea.
La vida en el Berlín comunista fue hasta la caída del Muro una permanente aproximación a la esquizofrenia colectiva. Se vivía en la penuria constante, comprando lo que fuera aunque no se necesitase cuando se encontraba, porque en la escasez cualquier cosa podía ser canjeada oportunamente. Y al mismo tiempo, se sabía que desde el punto de vista de suministros de todo tipo se vivía en la capital de la República Democrática Alemana infinitamente mejor que en el resto del país.
Pero en cuanto llegaba gente del otro Berlín o de la República Federal de Alemania, se veía también que al otro lado del Muro existía una opulencia insultante. Las divisas alemanas occidentales se cambiaban 4 a 1 en el mercado negro. Este mercado secundario con una moneda fuerte les evidenciaba a los berlineses orientales las deficiencias económicas del sistema de una forma rayana en lo ofensivo.
En 1989, con la presión de las democracias occidentales, las ansias de libertades políticas y sociales de los pueblos bajo sistemas comunistas, y una economía decadente, el final de la URSS como potencia mundial se vislumbraba cercano. En cualquier caso, los alemanes decidieron tomar las riendas de su destino y, la noche del 9 de noviembre, se concentraron en la Puerta de Brandenburgo, y otros lugares de Berlín, para derribar el muro y hacer desaparecer una cicatriz artificial creada por los políticos en el corazón de un pueblo.

Fuente Iván de Vargas
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8042
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.