CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Palabras claves

Esta  tortura  cruel  


Chavela y el escritor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chavela y el escritor

Mensaje por Amalia Lateano el Jue Oct 08, 2015 7:16 pm

“Ella, es un personaje de quimera que nunca deja de edificarse en mi evocación”- dijo el viejo sonriente y complacido.-
Y repitió el renglón en voz alta. Se sintió Manuel Mujica. La mujer lo miró y siguió planchando. Apreciaba sus palabras, porque leía para ella. Pero no entendía nada. Lo escuchaba hablar de esos seres que creaba y que lo rodeaban con vida propia. Los erigía y levantaba cada día como una casa, para demolerlos al día siguiente, en la estufa. Casi siempre reconoció que eran despóticos. Como él mismo.,
_ Tráeme un café-_vociferó a Chabela. La que dejó la plancha y fue a la cocina.
Volvió y dejó la taza en el escritorio. Regresó al planchado.
Le daban miedo esos fantasmas, interlocutores invisibles, que rodeaban como duendes a su marido, y hasta los oía respirar.
Y él siguió:-“Nunca nos amamos con Raquel, pero la necesidad de encontrar un respiro a la rutina nos llevo a lugares donde jamás pensamos estar. Vivía con Chabela, su amiga en el departamento compartido, en Francia, por eso nos encontramos en la playa. Entre nosotros cada desasosiego se volvía placidez. Las tardes de aguardar, tendidos sobre la arena, el atardecer, tenía un sabor diferente...Como las luces del teatro donde cantaba su amiga Chabela, la rubia..”
_ Está reloco, pensó la mujer, si no canté nunca en un teatro... Y no conozco Francia…De qué luces habla?
“Una vez,- prosiguió el escritor- el faro se apagó y en la noche todo nos unía… bajo el resplandor de las estrellas, nos besamos.
También caminábamos bajo la lluvia saboreando en cada beso, las gotas saladas del mar. Con ella todo era de color azul. Desde el amanecer hasta la noche.
Era La libertad. El correr por la playa sin prejuicios, salpicándonos con las olas que se acercaban con timidez a nuestros pies. Entre sus brazos todo era alegría.
Cierto que fue una sorpresa, la primera vez que nos bañamos desnudos en el mar. Y eso fue placentero. Luego, siempre que estábamos solos; porque la inmensidad de las dunas nos cubría, penetrábamos al mar azul, cristalino, transparente, para sentir el agua entre la piel.
Fue allí que la perdí…”
Chabela dejó la plancha y lo miró. Se preguntó: -¿A quién perdió…?
“Me estaba enseñando a leer el sanscrito, cómo nos reíamos por la interpretación confusa de mis lecciones. Por eso más la extraño. Por los textos que olvidaba, por la sabiduría ancestral que me transmitía.
Jamás habrá otra mujer como Raquel y es hora de olvidarla. De alejarla de mis pensamientos. Esa sirena se quedó en el mar.
Chabela se acercó hasta la silla de ruedas, acomodó el cuerpo tullido de su marido. Seguía siendo Chabela, su esposa que nunca conociera Francia, que nunca cantara en un teatro, con quien se casó hace cuarenta y dos años y con quien tuvo tres hijos.
La misma que no es rubia, la que siempre lo ama.
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15837
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 58
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Chavela y el escritor

Mensaje por Arcangel el Jue Oct 15, 2015 2:48 pm

Amalia Lateano escribió:“Ella, es un personaje de quimera que nunca deja de edificarse en mi evocación”- dijo el viejo sonriente y complacido.-
Y repitió el renglón en voz alta. Se sintió Manuel Mujica. La mujer lo miró y siguió planchando. Apreciaba sus palabras, porque leía para ella. Pero no entendía nada. Lo escuchaba hablar de esos seres que creaba y que lo rodeaban con vida propia. Los erigía y levantaba cada día como una casa, para demolerlos al día siguiente, en la estufa. Casi siempre reconoció que eran despóticos. Como él mismo.,
_ Tráeme un café-_vociferó a Chabela. La que dejó la plancha y fue a la cocina.
Volvió y dejó la taza en el escritorio. Regresó al planchado.
Le daban miedo esos fantasmas, interlocutores invisibles, que rodeaban como duendes a su marido, y hasta los oía respirar.
Y él siguió:-“Nunca nos amamos con Raquel, pero la necesidad de encontrar un respiro a la rutina nos llevo a lugares donde jamás pensamos estar. Vivía con Chabela, su amiga en el departamento compartido, en Francia, por eso nos encontramos en la playa. Entre nosotros cada desasosiego se volvía placidez. Las tardes de aguardar, tendidos sobre la arena, el atardecer, tenía un sabor diferente...Como las luces del teatro donde cantaba su amiga Chabela, la rubia..”
_ Está reloco, pensó la mujer, si no canté nunca en un teatro... Y no conozco Francia…De qué luces habla?
“Una vez,- prosiguió el escritor- el faro se apagó y en la noche todo nos unía… bajo el resplandor de las estrellas, nos besamos.
También caminábamos bajo la lluvia saboreando en cada beso, las gotas saladas del mar. Con ella todo era de color azul. Desde el amanecer hasta la noche.
Era La libertad. El correr por la playa sin prejuicios, salpicándonos con las olas que se acercaban con timidez a nuestros pies. Entre sus brazos todo era alegría.
Cierto que fue una sorpresa, la primera vez que nos bañamos  desnudos en el mar. Y eso fue placentero. Luego, siempre que estábamos solos; porque la inmensidad de las dunas nos cubría, penetrábamos al mar azul, cristalino, transparente, para sentir el agua entre la piel.
Fue allí que la perdí…”
Chabela dejó la plancha y lo miró. Se preguntó: -¿A quién perdió…?
“Me estaba enseñando a leer el sanscrito, cómo nos reíamos por la interpretación confusa de mis lecciones. Por eso más la extraño. Por los textos que olvidaba, por la sabiduría ancestral que me transmitía.
Jamás habrá otra mujer como Raquel y es hora de olvidarla. De alejarla de mis pensamientos. Esa sirena  se quedó en el mar.
Chabela  se acercó hasta la silla de ruedas, acomodó el cuerpo tullido de su marido. Seguía siendo Chabela, su esposa que nunca conociera Francia, que nunca cantara en un teatro, con quien se casó hace cuarenta y dos años y con quien tuvo tres hijos.
La misma que no es  rubia, la que siempre lo ama.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Arcangel
Forero Constante
Forero Constante

Mensajes : 686
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Edad : 101
Localización : Mi paraíso

http:// http://www.arturoarcangel.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Chavela y el escritor

Mensaje por Amalia Lateano el Vie Oct 16, 2015 2:01 pm

Estimado Arcángel:

Mi recordado y queridísimo amigo, gracias por acompañarme en estos sentidos y dolorosos pensamientos, es el mal de Alzhemeir, sé que todo dolor es tuyo también y te agradezco muchísimo ésto.

A veces el alma suele "sudar" estos sentimientos que tenemos muy dentro, afloran con los recuerdos. Un beso gigante para tí amigo mío. Dios te colme de bendiciones.
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15837
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 58
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Chavela y el escritor

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.