EL ARZOBISPO DE MADRID, ELEGIDO MIEMBRO DE LA SECRETARÍA GENERAL DEL SÍNODO DE LOS OBISPOS POR EL PAPA