CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Palabras claves

tortura  Esta  cruel  


POEMA ADÁN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

POEMA ADÁN

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Dom Ene 10, 2016 10:24 am

POEMA ADÁN
VICENTE HUIDOBRO 1916.
 
Eva bajo los cielos encantados

Mostraba su armoniosa desnudez

Y parecía que al sentirla los campos

Se hacían inefables de mansa placidez.

Era el encanto de su cuerpo

Resumen y compendio

De todo el universo.

En ella estaban todas las dulces armonías,

Todas las líneas en un éxtasis puro,

Todas las misteriosas maravillas,

De lo más grande y lo más oculto.

En su cuerpo vibraban y surgían

Todos los hondos secretos del mundo.

Estaba bajo los cielos limpios

Llena de vida saludable y de calor

Fragante a heno, envuelta en sol.

Sus mejillas gozaban de sentir el viento

Y parecían hacer el aire suave y fresco.

Era fuerte y hermosa su cabeza

De tanto andar en algo;

Sus pies fragantes de haber pisado hierbas;

Sus ojos suaves de haber mirado campos:

Sus manos claras y tiernas

De haber deshojado pétalos: su cuerpo sano

De estar con la tierra en contacto.

Su cabellera que casi llega al suelo

Tan acostumbrada era a su cuerpo

Que de haberla del cuerpo separado

Hubiera retenido sus ondulaciones,

Sus mismas formas hubiera conservado.

Sus inmensos flancos

Parecían gruesas ramas curvadas,

Y sus senos duros, perfectos,

Claramente demostraban

Que estaban hechos

Para que en ellos floreciera

La vida humana.

¡Oh! Milagrosos senos de la primavera

Mujer que hubo en la tierra,

Senos en los cuales arraigara

La vida de los hombres. Senos de Eva,

De los cuales brotara

La clara leche madre de las razas.

Su carne sonrosada y fresca

De fruta nueva parecía hecha.

Eva, mirando a Adán, decirle parecía:

«Yo te ofrezco la vida,

Te traigo en mis entrañas el futuro,

En germen llevo todas las distintas

Razas del mundo.»

Adán sentía hacia Eva una sana

Atracción imperiosa,

Una fuerza que a ella lo empujaba

Como una orden misteriosa.

Y Eva, en tanto, se le ofrecía toda

Con el vientre anhelante y lleno de temblor,

Como pidiendo a gritos la fecundación.

Y Adán le dijo:

—Ven, quiero sentirte

Junto a mi, quiero rozarte,

Yo estaba solo y tú viniste

Y toda mi enorme soledad llenaste.

Yo estaba solo, pero no lo sabía,

Ahora tendrás que acompañarme,

Irás conmigo a todas partes

Ya que me has enseñado a amar la compañía.

Y las palabras de Adán

Siguiendo una invisible senda aérea

Buscaron los oídos de Eva

Como su destino lógico y natural,

Como su último término,

Así como las aguas buscan al mar.

Y contemplando aquel divino cuerpo

Que despedía efluvios luminosos,

Sintió en sus labios un raro cosquilleo

Y un placer envolvente en sus ojos.

Y sintió que sus labios

De sangre se llenaban

Y quiso febrilmente juntarlos

Con los labios de Eva, que él miraba

Rojos como gajos de naranjas.

Y Adán abrazó a EVA

Y al estrecharla entre sus brazos

Creyó que abrazaba toda la tierra.

Y allí, en medio de los campos,

Debajo de las ramas,

En pleno contacto con la tierra se juntaron

Sus cuerpos y sus almas,

Y Eva sintió que rugían

De placer sus entrañas

Cuando Adán afiebrado vertía

En ella el germen de la vida.

¡Oh instante solemne y profundo!

Instante supremo

Más grande que todo el Universo

¡Oh apertura del amor en el mundo!

Amor padre de toda maravilla

Y en todas las cosas trascendentales;

Eje de todos los actos de la Vida,

Causa y fuerza que impele todo lo grande.

¡Oh primer amor que hizo temblar la tierra,

Las oscuras frondas y las viejas montañas!

Amor, que haces la vida buena

A toda la raza humana.

Y cuando dijo Adán esta sola palabra

Sencilla y clara:

«Amor», dijo más, algo más grande,

Algo más pleno de alma,

Más sublime e inefable

Que todos los poemas

Sobre el amor escritos en la Tierra.

Amor, sonrisa y sollozo prolongado

A través de los mundos y los años.


Vicente Huidobro, Adán, 1916.
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8042
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.