CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Palabras claves

hojas  azules  


LOS BLANDENGUES- Ensayo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LOS BLANDENGUES- Ensayo

Mensaje por Amalia Lateano el Sáb Ago 11, 2012 9:53 pm

Los malones indios se encontraron con una fuerza que los combatía expresamente y no con meros paisanos armados y quizás eficaces en la pelea.
Cuando se entera la Coronade la creación del Cuerpo de Blandengues lo desautoriza por decisión expresa de Fernando VI.
Sion embargo la real orden no se cumple porque la población hubiera quedado en total desamparo.
Una vez coronado Carlos III la prohibición fue dejada en el olvido y los funcionarios españoles mejoraron y ampliaron el Batallón , que fue puesto bajo la dirección general del Maestre de Campo Martín Pinazo.

En ese tiempo junto al problema indio, y del Siglo XVIII, hay contínuo conflicto con Portugal por la búsqueda de la Corona lusitana hacia el suren sus colonias de Río de Janeiro y San Pablo.
Debemos recordar que el Río de la Plata era apenas un pequeño rincón del Imperio Español mientras que Brasil era la preciosa esmeralda de la Corona portuguesa. Lo que queda entonces es ratificado por la Corte lusitana que se radica en Río de Janeiro al abandonar Lisboa, por el avance de los ejércitos de Napoleón.

La presión portuguesa se ejerce en distintos ámbitos. Por una parte las “bandeiras” invaden y destruyen las Misiones jesuíticas. Esnecesario detenerse y recordar la batalla de Mbororé. Las tropas de la MIsión dirigidas por jesuitas _ cuyo pasado militar de carrera era ocultado por la Ordenpero se conocía_ llegaron, luego de sufrir por décadas los asedios de los bandeirantes, a un notable grado de armamento y organización, y en las prolijísimas Cartas Annuas que redactaban, se narra la referida batalla, en la que los misioneros contaban aproximadamente 4.000 soldados divididos en las tres armas tradicionales, resolviendo el conflicto con pericia táctica y estratégica.

Al fallecer Fernando VI termina el idilio entre las casas reales de los reinos ibéricos. El mismo, motivado por la sugerencia de Doña Bárbara de Braganza, impidió advertir que los intereses de sus metas de cada reyno
eran opuestos a los que se deseaba en el Río de La Plata.
Carlos III toma conciencia. luego , de la necesidad de poner su arrojo en la cuestión y actúa con energía.

Ordena a Pedro de Cevallos, Gobernador de Buenos Aires, resolver la cuestión con argumentos bélicos. Diez años duró el mandato del mencionado, que es reemplazado por Francisco de Paula Bucarelli.
Luego se designa a Juan José Vértiz gobernador. Portugal, eterna aliada de Inglaterra, sigue con sus tentativas expansivas en el Río de La Plata. Carlos III dispone erigir a Buenos Aires en sede del Virreynato del Río de La Plata en 1.776. Nombra como primer Virrey a Pedro de Cevallos, que vuelve a Buenos Aires con su cargo y una armada de 17 navíos y 9.500 soldados embarcados en 107 transportes. Derrota totalmente a portugueses e ingleses, queda dos años en su cargo y, a su pedido, regresa a España. En su reemplazo se designa a Vértiz en el cargo de Virrey, que lo desempeña por más de siete años.

El problema lusitano absorbió los mejores esfuerzos de las autoridades coloniales, pero ello no obstaculizó a que se ocupen asimismo de las pampas y los indios que la asaltaban.

Estos funcionarios de la Corona, amplios conocedores de la región en todos sus aspectos, tuvieron, respecto al problema indio ideas diferentes. Cevallos dice, exponiendo sobre el tema: “Yo medito que se haga una entrada general en la vasta extensión a donde se retiran y tienen su madriguera estos bárbaros, favorecidos por la gran distancia y la ligereza y abundante provisión de caballos de que están provistos. Convocaré para después de la cosecha a las gentes de Córdoba, de Mendoza, de San Luis de la Punta y de la jurisdicción de esta ciudad. Estoy haciendo un pequeño mapa donde se describirán los rumbos por donde debe conducirse cada uno de los cuerpos de gente, el tiempo con que, consideradas las distancias, desde sus respectivos distritos y el punto de reunión a donde hayan de dirigirse. Avisaré igualmente al Presidente (de la Capitanía General) de Chile por si le pareciese salir también con su gente, por ser esencialmente interesado en esta operación, la cual hago juicio se podrá efectuar a principios de febrero, que estarán desocupadas las gentes y me persuado que en el espacio de tres meses puede haber tiempo suficiente para concluir la diligencia y que todos vuelvan a sus casas antes que entre el invierno”.

Vértiz, en cambio, tiene otro enfoque del problema: “Mi antecesor – Cevallos - proyectó y se figuró que para batir los indios bárbaros enemigos, bastaba que se hiciese una entrada general, que propuso y pintó muy fácil a la Corte, y no obstante de que recibió la aprobación en tiempo oportuno, se ignora la causa de su dilación y que, dilatándola, se contentase con dejármela encargada, sin adelantar la menor providencia para su verificación ... Mandé poner en cada fuerte una compañía de dotación compuesta de un capitán , un teniente, un alférez, un capellán, cuatro sargentos, ocho cabos, dos baquianos, un tambor, ochenta y cinco plazas de blandengues, un total de 100 plazas, con uniforme propio para la fatiga del campo, armados con carabina, dos pistolas y espada, con lo que ejercitados en el fuego, así a pié como a caballo al paso, al trote o al galope, con subordinación, policía y gobierno interior, a cargo de un comandante subinspector de toda la frontera, con dos ayudantes mayores colocados a la derecha, izquierda y centro de la línea, con una dilatada instrucción y debidas órdenes particulares SE HA LOGRADO PONER ESTE CUERPO EN ESTADO RESPETABLE, PARA ALGO MAS QUE INDIOS...”.

Cevallos quería una guerra ofensiva. Llevar los ataques españoles hasta las tolderías,Vértiz no comparte la idea de la guerra ofensiva. Propone que se haga una defensa de las incipientes ppoblaciones, la Junta de Guerra la aprueba y lleva a cabo, una política de defensa. Fija una frontera en la línea del Río Salado y establece inmediatamente al norte de la misma una serie de fuertes y fortines. Algunos en parajes ya ocupados por incipientes pueblos y otros en descampado. De Noroeste a Sudeste los fuertes son Rojas, Salto, Guardia del Luján (hoy Mercedes), San Miguel del Monte, Ranchos (hoy General Belgrano) y Chascomús. Los fortines, en el mismo rumbo, son: Melincué, Mercedes (hoy Colón), Guardia de Areco (hoy San Antonio de Areco), Navarro y Lobos.

Los fuertes y fortines se construyen. Estaban protegidos por un foso de dos metros de hondo por dos de ancho. Portón levadizo de madera en troncos, terraplén de adobe y tierra inclinados para evitar que se desmoronen, coronados con cerco de palos a pique. En el medio, un magrullo de postes de 8 a 10 metros de alto para el centinela. Dentro del recinto los ranchos, lugar para caballadas y pozo para provista de agua. Fuera del recinto los ranchos de los pobladores, ya establecidos de antes o nuevos.

El esfuerzo de las autoridades coloniales fue inmenso. Se gastaron 200.000 pesos fuertes. Hubo, además, numerosas contribuciones no contabilizadas en metálico y en especie de los estancieros. En la Pampa no había madera ni piedras. Todo debía ser llevado en carretas desde la costa del Paraná-Plata. La distancia a cubrir era inmensa. Desde Melincué hasta la desembocadura del Río Salado hay 450 Km. de Pampa abierta... ¿qué defensa era esa?

La hipótesis de defensa de Vértiz era que el malón indio no podía ser detectado – salvo delaciones, que las había - ni atajado cuando entraban en el territorio de las estancias. Pero cuando se retiraban con el ganado robado la velocidad de marcha se reducía a 30 Km por día y a ese ritmo se los podía alcanzar antes que ganen el Desierto, esto es, cuando pasaban el Río Salado hacia el sudoeste. El malón operaba sobre varias estancias y los avisos de los sufrientes permitían reunir las tropas de Blandengues y las milicias que se le sumaban. La línea de fronteras, ya avisada, se movilizaba hacia los lugares por los cuales se suponía que el malón trataría de cruzar el Salado. Los malones eran en verano y en esa época del año el río no tenía muchos pasos apropiados para grandes cantidades de ganado – chúcaros y astados, muy distintos a los dóciles vacunos de hoy día -. En esos pasos buscaban al malón y allí lo peleaban.

Esto ocurrió con singular éxito cada vez que el malón se venía, lo que ocurría dos o tres veces al año. Se recuperaba parte importante de la hacienda y algunos cautivos – mujeres y niños, a los hombres los mataban -. La frontera fue inevitablemente descuidada cuando ocurren las Invasiones Inglesas (1.806 a 1.809).

Como ejercicio intelectual cabe preguntarse qué hubiera ocurrido si se hubiera seguido la política de guerra ofensiva propuesta por Cevallos. Seguramente hubiera sido eficaz y la Pampa se hubiera pacificado un siglo antes de lo que la fue. Pero, ¿era posible practicarla? ¿Con qué gente se hubiera poblado siquiera medianamente un territorio de 1.000.000 de kms.²? Con inmigrantes españoles, se podría contestar. Pero ¿de dónde los hubiera sacado la poco poblada España de la época? De otras posesiones españolas de Europa, fácilmente se argumentaría. Pero esto no estaba en la mentalidad de la época, ideas que se remontan – quizá - a cuando Carlos I y Felipe II resolvieron que el papel histórico de España estaba en Europa y no en América.

Luego de 1.810 hay diez años de guerras independistas, luego, hasta 1.862 permanentes o intermitentes guerras civiles y por último la Guerra de la Triple Alianza con el Paraguay de Francisco Solano López, y en todo ese tiempo debió postergarse la guerra ofensiva contra el indio que propuso Cevallos, siguiéndose con la doctrina militar de Vértiz. Por fin, en 1.878 el Ministro de Guerra Julio Argentino Roca, retoma las ideas de Cevallos y propone una guerra ofensiva, “llevarles malones a las tolderías”, la resume. Las cosas fueron rápidamente bien. Aunque es bueno recordar que los soldados tenían, ahora, el Rémington a repetición.

El Plan de Vértiz no era malo de momento que fue el modo de sostener la frontera durante un siglo. El Plan de Cevallos tampoco era malo de momento que fue la doctrina militar que permitió a Roca dominar y pacificar definitivamente la Pampa.

El viejo Cuerpo de Blandengues de la Frontera permitió hacer armas y sólido prestigio a José Artigas, Estanislao López y a otros hombres prominentes de la vida independista. El último jefe español fue Antonio Olavarría, padre de José Olavarría, general laureado de las guerras sanmartinianas. Sostuvieron la frontera desde 1.752 a 1.810. Desde el 29 de mayo de 1.810, el Cuerpo de Blandengues se refundió dentro de la nueva organización militar Argentina. Las tropas que guardaron la frontera desde esa fecha se llamaron Caballería de la Patria.

La historia de la Pampa seguirá mientras duren los tiempos. El Cuerpo de Blandengues de la Frontera perdura en la memoria del folklore argentino. A ellos les correspondió la ejecución de las políticas virreinales respecto al indio. Esta breve exposición sobre la Pampa, los indios, los portugueses, los funcionarios virreinales y el Cuerpo de Blandengues puede ser útil para que lectores de la Historia de España se reconcilien, un poco al menos, con las administraciones coloniales, que no eran tan malas, como de ellas se dice, por lo menos por aquí, en la Pampa Argentina.

FUENTES:
1.- EL LIBRO DEL POLÍGONO DE ROJAS- Olivencia Fernández J
2.- El Desierto - Jose Fuentes.Archivo de la Nación Argentina
3.-“Reseña Histórica y Orgánica del Ejército Argentino. Uniformes de la Patria”, editado por el Comando en Jefe del Ejército, Buenos Aires, 1972.


Amalia
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15945
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 59
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS BLANDENGUES- Ensayo

Mensaje por Edurne el Miér Sep 05, 2012 6:58 pm

Amalia:
siempre es grato disfrutar de tus letras.
Un saludo
Edurne
avatar
Edurne
Moderador
Moderador

Mensajes : 570
Fecha de inscripción : 04/08/2012
Edad : 37
Localización : Colon Entre Ríos

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS BLANDENGUES- Ensayo

Mensaje por Amalia Lateano el Miér Sep 05, 2012 8:50 pm

Gracias amiga por estar presente
en mis versos y dejar tu huella.
Un saludo fraterno.

Besitos y bendiciones
Amalia
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15945
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 59
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS BLANDENGUES- Ensayo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.