CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
» QUISE SER
Ayer a las 8:54 am por Alejandro Guardiola

» En mi despidida - terceto
Jue Jun 14, 2018 11:18 pm por Inês Marucci

» El beso del viento - rimas jotabé
Jue Jun 14, 2018 11:15 pm por Inês Marucci

» JUBILEO ( Soneto Inglés)
Miér Jun 13, 2018 4:45 pm por Amalia Lateano

» CORAZÓN
Miér Jun 13, 2018 4:27 pm por Amalia Lateano

» CONTRAPUNTO CON JULIO G. DEL RÍO EN FACE
Mar Jun 12, 2018 6:46 pm por Inês Marucci

» CONTRAPUNTO CON TADEO TÁPANES EN FACE
Mar Jun 12, 2018 6:39 pm por Inês Marucci

» CONTRAPUNTO CON JULIO G. DEL RÍO EN FACE
Mar Jun 12, 2018 6:36 pm por Inês Marucci

» “Léase del revés” (Soneto invertido)
Dom Jun 10, 2018 5:54 am por Roberto santamaría martín

Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Junio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Palabras claves

viento  Mejia  mayor  manos  plato  muchas  hojas  arrebato  musa  trigo  azules  flor  caballos  nació  pradera  


SIN LA CARIDAD, TODO ES VANIDAD DE VANIDADES

Ir abajo

SIN LA CARIDAD, TODO ES VANIDAD DE VANIDADES

Mensaje por CECILIA CODINA MASACHS el Dom Oct 13, 2013 8:59 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
 
SIN LA CARIDAD, TODO ES VANIDAD DE VANIDADES
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

De los capítulos sobre la caridad
(Centuria 1, cap. 1,4-5.16-17.23-24.26-28.30-40: PG 90, 962-967)

La caridad es aquella buena disposición del ánimo que nada antepone al conocimiento de Dios. Nadie que esté subyugado por las cosas terrenas podrá nunca alcanzar esta virtud del amor a Dios.

El que ama a Dios antepone su conocimiento a todas las cosas por él creadas, y todo su deseo y amor tienden continuamente hacia él.

Como sea que todo lo que existe ha sido creado por Dios y para Dios, y Dios es inmensamente superior a sus criaturas, el que dejando de lado a Dios, incomparablemente mejor, se adhiere a las cosas inferiores demuestra con ello que tiene en menos a Dios que a las cosas por él creadas.

El que me ama –dice el Señor– guardará mis mandamientos. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros. Por tanto, el que no ama al prójimo no guarda su mandamiento. Y el que no guarda su mandamiento no puede amar a Dios.

Dichoso el hombre que es capaz de amar a todos los hombres por igual.

El que ama a Dios ama también inevitablemente al prójimo; y el que tiene este amor verdadero no puede guardar para sí su dinero, sino que lo reparte según Dios a todos los necesitados.

El que da limosna no hace, a imitación de Dios, discriminación alguna, en lo que atañe a las necesidades corporales, entre buenos y malos, justos e injustos, sino que reparte a todos por igual, a proporción de las necesidades de cada uno, aunque su buena voluntad le inclina a preferir a los que se esfuerzan en practicar la virtud, más bien que a los malos.

La caridad no se demuestra solamente con la limosna, sino, sobre todo, con el hecho de comunicar a los demás las enseñanzas divinas y prodigarles cuidados corporales.

El que, renunciando sinceramente y de corazón a las cosas de este mundo, se entrega sin fingimiento a la práctica de la caridad con el prójimo pronto se ve liberado de toda pasión y vicio, y se hace partícipe del amor y del conocimiento divinos.

El que ha llegado a alcanzar en sí la caridad divina no se cansa ni decae en el seguimiento del Señor, su Dios, según dice el profeta Jeremías, sino que soporta con fortaleza de ánimo todas las fatigas, oprobios e injusticias, sin desear mal a nadie.

No digáis –advierte el profeta Jeremías–: «Somos templo del Señor». Tú no digas tampoco: «La sola y escueta fe en nuestro Señor Jesucristo puede darme la salvación». Ello no es posible si no te esfuerzas en adquirir también la caridad para con Cristo, por medio de tus obras. Por lo que respecta a la fe sola, dice la Escritura: También los demonios creen y tiemblan.

El fruto de la caridad consiste en la beneficencia sincera y de corazón para con el prójimo, en la liberalidad y la paciencia; y también en el recto uso de las cosas.




Sor.Cecilia Codina Masachs
avatar
CECILIA CODINA MASACHS
Moderador
Moderador

Mensajes : 8067
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 66
Localización : Valencia-España

Volver arriba Ir abajo

Re: SIN LA CARIDAD, TODO ES VANIDAD DE VANIDADES

Mensaje por Amalia Lateano el Dom Oct 13, 2013 8:59 pm

Estimada Sor CECILIA
 He quedado prendada de este parágrafo:
No digáis –advierte el profeta Jeremías–: «Somos templo del Señor». Tú no digas tampoco: «La sola y escueta fe en nuestro Señor Jesucristo puede darme la salvación». Ello no es posible si no te esfuerzas en adquirir también la caridad para con Cristo, por medio de tus obras. Por lo que respecta a la fe sola, dice la Escritura: También los demonios creen y tiemblan.
MIL GRACIAS POR TU PERMANENTE COLABORACIÓN TAN ACERTADA.
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 16016
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 59
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.