CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Últimos temas
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Palabras claves

azules  hojas  


Plantando Recovecos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Plantando Recovecos

Mensaje por FORTUNATO el Mar Jul 09, 2013 10:36 am

Plantando Recovecos
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Caminé, me dices, como el rechazo que acepta
el desórden establecido con los bolsillos en las
manos de pié al cielo viendo las nubes duras,
despacio cayendo entre las hojas del otoño gris
gota a gota, camine y camine como cascarria.
Porqué camino vamos, no lo sé, dices qué dije,
caminando de manos, de menos, manando,
porqué suelo a veces decirlo, y tienes razón al
pensarlo callado entre las palabras inútiles de
una mirada de miles... 
Es verdad, las casas salen de noche por las
ventanas girando bruscamente al mar asombrado
cabalgando las íntimas cobardías del espejo en
las olas saludando a la puerta por dónde regresan
las paredes, y los techos entrando de día a los
hogares hechos islas, elegía de pañuelos, epopeya
de lágrimas y estatuas en el aposento inundado de
ausencias con el veneno del engaño furioso que
sepulta la eternidad en una chispa de espeso insomnio.
Planta de platos dolientes, éxtasis de horrores plagados,
son las mesas vacías pasando años fragmentados por
 las lúgubres campanadas y las trémulas acacias...
Camine le dices al camino paralítico sin orillas ni diminutos
puertos escondidos en los segundos interminables...
Tal vez eso sea lo mejor en las cifras impares de los premiados
caimanes, gusanos con áureo estilo, camine y camine, del
fugaz pasado al rústico futuro del comino y la pimienta violeta
cultivados a los lados...
¡Recovecos!... Vaya pues si no, son... Esas cosas marcaron
las suelas de las sandalias de los suelos desgastadas, como
suelen quedar las marcas por el tiempo.
Creo, no obstante, oler un dolor más profundo que derrumba
cualquier nidal y acrisola del don de nadie al embeleso avieso.
¡ Sí, eso es !... Dices que así lo crees, a pesar del dorso incrédulo
de sus arenas lloviendo nubes...  Muchas cosas se presentaron
antes como las que escapan a la memoria, jinete sombrío... Mentor
de trápala, con toda su emperifollada vileza que multiplica la ignominia
con el grandilocuente polvo del olvido y la impotencia... ¡Vaya afanes
ciegos que espían el eco, y más por el esaborío solemne !.
Puedo estar equivocado, ( a lo cual también tengo derecho ), pero...
Desgraciadamente me sobran motivos que no sólo he imaginado,
y deploro no vestirlos con el secreto prisionero de las plegarias y
los perdones... Dices que digo que plantes, con un silencio desplante
en el suelo frigorífico al que suelo aludir como espumoso espejismo.
Bueno, te diré... Como en este cuento creo que ya lo he dicho, me dices,
qué así es... Aunque tales metamorfosis con frecuencia agotan el caudal
de significados en la mente estrecha de un ladrillo, como un ladrido,
como un ladrón que temiendo amurallarse estalla en el tapete destejido,
haciendo lo imposible para descubrir el fondo como si se tratara de un
tesoro...  En este caso no hay tal...
Las cosas de este caminar (plantando sin hacer desplantes vanos ), pulen
los evidentes recovecos de las cajas hipnóticas por el delirante anhelo de
las últimas miradas... Es el caminar de los caminos, de lo cominos, y
pimientas cultivados a los lados, de los caimanes que son cuestiones
arbitrarias y causalmente planeadas por el absurdo organizado, como se
ve en las pesadillas que se recuerdan en el ambiente invariable desplazado
por las escaleras... Pobres y desempleadas, sólo huecos esperanzados...

No embargante, llegado a este punto, debo terminar, me dices, con razón
qué te dijeron, las espinas prudentes que hablan desde las plantas que
están en las sandalias honestas sin la palidez estupefacta ni la traza
extraña del encanto con la placidez sonriente de la indolencia, y te doy la
razón, me dices, que ya lo he hecho sin darme cuenta, ahora que ya lo
he contado... Aunque solo pueda decir que... ¡ Nada puedo hacer con las
 huellas borradas en la desnudez intacta de la indiferencia! y sólo sean
incipientes intentos de plantar viejos recovecos  en el epílogo agrio solitario...


___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
avatar
FORTUNATO
Forero Constante
Forero Constante

Mensajes : 1327
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Plantando Recovecos

Mensaje por Amalia Lateano el Mar Jul 09, 2013 1:58 pm

Muy sensibles tus versos. Me gusta leerte.
Un abrazo querido amigo.
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15932
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 59
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.