CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
Herramientas del lenguaje
Citas
BIBLIOTECAS
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Palabras claves


TRANSFERENCIA CULPABLE -PARTE I

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TRANSFERENCIA CULPABLE -PARTE I

Mensaje por Amalia Lateano el Jue Jul 25, 2013 9:44 pm


A las 7 hs. En punto sonó el despertador. El inquilino, un joven de 26 años, se levantó a desgano. Entró al baño. Preparó la ducha. Se afeitó.
Realizaba cada movimiento mecánicamente, sin apartar su pensamiento de aquellos días tan lejanos en su casa, con sus padres, con sus amigos…
Bajó a desayunar y en el comedor lo esperaba la dueña de casa.
---Ay, muchacho…Si no se apura va allegar tarde…---le dijo a manera de saludo mientras colocaba la azucarera sobre la mesa. Y siguió hablando…
Carlos inclinó la cabeza asintiendo y se sirvió café en una de las tazas. Las tostadas recién hechas, despedían un íntimo aroma. Comenzó a beber sin escuchar la voz monocorde de la mujer que cada mañana comentaba, en un monólogo interminable, los sucesos pueblerinos.
Los acontecimientos que a él nada le importaban…
Cuando apartó los ojos de la taza descubrió sobre la silla contigua el periódico local. Lo tomó y por pura curiosidad comenzó a hojear sus páginas.
Su mirada se detuvo unos instantes en una nota que anunciaba con grandes letras, la visita para la semana próxima, de un alto funcionario bancario.
Entonces Carlos volvió a sentir esa cerrada nostalgia que despertaba el recuerdo de lo que había perdido.
Para alejar de sí esa sensación, miro el reloj y calculó cuantos minutos faltaban para las 8 hs.
Con un movimiento rápido se puso de pie, y se acomodó el saco. Se despidió de la señora y atravesó la sala caminando con un ritmo que le era propio; con los hombros un poco hacia adelante movía los brazos acompasadamente hacia el frente y atrás, contrariando la cadencia de sus pasos.
Cuando iba a cerrar la puerta cancel se vio reflejado en el espejo de la sala y, sin quererlo, sonrió a la imagen que le devolvía el cristal.
Ya en la calle miró el cielo encapotado. Maldijo no haberse puesto el impermeable. A medida que avanzaba hacia el Banco, el firmamento se ponía cada vez más oscuro. La ciudad soñolienta se volcaba silenciosa y antigua, tras su paso ligero. Desde alguna parte se derramaba una frescura aromática de limoneros y jazmines…
Las primeras gotas le golpearon el rostro. Casi corriendo llegó al Banco, bajo una llovizna fría y continua.
---Otro día podrido---pensó al sentarse frente al escritorio que le habían designado. Pero sabía que algo se “cocinaba”, y estaba a la defensiva. Sus eventuales compañeros a cada paso le hacían notar que era un “acomodado”…que no cumplía con el trabajo…
(Claro que se salvaba de su bronca Fernández. Ese sí era un buen tipo… siempre dispuesto a darle una mano…)
Si mejoraban las relaciones con su viejo, lo invitaría a pasar las vacaciones, en el chalet de Villa Gessel… cómo se iban a divertir…

Continuará...
avatar
Amalia Lateano
Administrador General
Administrador General

Mensajes : 15897
Fecha de inscripción : 01/08/2012
Edad : 59
Localización : Rojas

http://www.amalialateano.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.