CONVERGENCIA POÉTICA
BIENVENIDO A TU CASA DONDE TUS LETRAS SERÁN

RECONOCIDAS

A NIVEL INTERNACIONAL.

Es nuestro lema: La Libertad.
CONVERGENCIA POÉTICA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» Rueda viva - octavillas
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyDom Jun 28, 2020 8:32 pm por Inês Marucci

» AYERES
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyDom Jun 21, 2020 8:49 am por Alejandro Guardiola

» MUCHACHA
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyDom Jun 21, 2020 8:47 am por Alejandro Guardiola

» El alma de la aurora
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyDom Jun 14, 2020 8:44 pm por Amalia Lateano

» Luna en fuego
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyDom Jun 14, 2020 8:41 pm por Amalia Lateano

» La caída
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyJue Jun 11, 2020 11:47 pm por Inês Marucci

» RECORDATORIO PARA NOEMÍ ALAS
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyMar Mayo 26, 2020 3:02 pm por Amalia Lateano

» El porqué de la plaga
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptyLun Mayo 25, 2020 11:47 pm por Inês Marucci

» EL ADIÓS DE UN POETA
LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato EmptySáb Mayo 23, 2020 4:49 pm por Alejandro Guardiola

Citas
Obras nuestras
smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile smile

SANTO/A DEL DÍA
Julio 2020
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario


LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato

Ir abajo

LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato Empty LA MUJER DE PIERNAS LARGAS - microrelato

Mensaje por RICARDO ALVAREZ el Miér Nov 21, 2018 11:33 am





Hamacas de brazos oscilantes encausados en la corriente de la avenida.
Con los pies amputados parecen zapatos resbalando en la arena sumergida.
Espalda de maniquíes y anteojos con marcos huecos.
Luciendo enorme ropa en diminuto legajo, testimonio falso de una extinta raza perdida.
Paupérrimo disfraz de inopia en los cafés y las parrillas, los bares populosos con muchedumbre de nimia ingesta.
Lustrando manos anunciando al mozo su llegada, con tanto afán aplauden que parece el recital de su vida.
Sentados en la tabla incómoda como si fuese sofá mullido, recuestan sus corvas espaldas de escaparate, estirando las piernas laxas y los decorados dedos de maquillaje.
Leyendo el anuncio de la carta en hebreo, eligiendo el menú torcido,
Inclinando los ojos por la derecha, selecto de números
Y a la izquierda una ruleta les indica la suerte del estómago.
Suenan los bips en sus capas de oferta ampulosa, vidrios coloridos de los teléfonos de mano.
¡ Tecla y habla, habla y tecla ¡
como piano y micrófono, de a sorbos un poco de soda barata y agua de Alaska.

Paraguas o sombrillas, puro mango dorado, colgadas en abundancia de las sillas como perchas que parece una selva en medio de una lluvia.
Oscura tela, si se abre filtra el agua en goteras, mojando mas que la ducha.
Típico ademán de parroquiano y langa.
Siguen bordeando el aposento, acomodando las nalgas doloridas.
Sobre la mesa un atado, tabaco caro y fuego deslumbrante de chapa brillosa,
parecen reses en concurrencia a la cola de la barrera del matadero,
temblores de pezuñas y sudor anticipado
Mirar encauzado al reloj esperando en el invernáculo, donde gira el circulo perezoso del tiempo
¡ Distinguir una dama entre tanto sexo de oferta caminando ¡
Deglutiendo el paisaje de edificios, disfrazando la lascivia, acechan glándulas erectas y las axilas perfumadas, excitado enjambre, con tanto paseo en la vereda, tanto pecho, glúteo y cadera excitante. Como en cabaret de lujo con pase barato.
La axila perfumada y el elixir diluido en la piel van huyendo en cada minuto, siguen todos varados como barco en muelle cerrado a la espera de la cita atrasada de una mujer de piernas largas. Como si fuera una conquista ilusa, ya fracasada,
¡ Fervientes creyentes equívocos que él SI es masculino ¡
¡ Ah, si supieran la verdad ¡
no verían pasar enrojecidos la vendedora ambulante
Con la barba crecida de las horas sin navaja, ignorando que el NO ya les pertenecía, siguen y siguen los socios como frailes fraudulentos en una capilla masculina, con los ojos de vaca estúpida mirando la puerta
Y los socios como párrocos fervientes de una iglesia en cafetería, ya no miran la ventana y se observan como cómplices ladrones robados.
Tras el vidrio han pasado...
trescientos hombres, cuatro mariposas ondulantes, dos policías, cien estudiantes y hasta un cura.
La barba crece y crece y la DAMA de piernas largas parece que no encontró la puerta.
RICARDO ALVAREZ
RICARDO ALVAREZ
Forero Constante
Forero Constante

Mensajes : 264
Fecha de inscripción : 29/01/2017
Localización : GUALEGUAYCHÚ - PROVINCIA DE ENTRE RIOS

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.